VENDIMIA 2014

sol2

Parece que fue ayer cuando empezamos a vendimiar el Albillo Real a finales de agosto… y ya hemos terminado de descubar.
Son las diez de la noche de un día de la semana cualquiera de principios de noviembre del año 2.014. El sol ya se puso hace horas. Desde la bodega vemos el valle, ese cielo espectacular, ese silencio interrumpido por esa llamada que recibimos para preguntarnos a qué hora llegaremos a cenar. Otra vendimia acabada pero pensando ya en la siguiente. Se nos amontonan ideas en la cabeza para que el año que viene sea mejor, queremos tener todo controlado pero si algo nos enseña el campo es que muchas cosas no las podemos controlar, como en nuestra propia vida.
La ilusión, el entusiasmo, el trabajo… eso ha sido esta vendimia.
Otro año más, otra vendimia más, otros vinos que vendrán a acompañarnos, vinos que compartirán buenos momentos con nosotros, vinos que nos explicarán de dónde han venido y hacia dónde van.
Vinos de la añada 2.014 maravillosos que en un par de años cuando reposen en silencio y maduren serán excelentes.

Gracias a la Tierra por sus frutos.