Mmadre 2011: COMIENZA SU CAMINO (Diciembre’13)

foto diciembre 2013

Por fin, ha llegado el momento que todos los que estamos en este proyecto esperábamos: sale al mercado Mmadre ’11. Ese vino que aquel día imaginamos y soñamos.
Cuando en el año 2010 se empezó a desarrollar el proyecto de “Bodegas Ausín” eran muchas las preguntas que nos hacíamos: ¿qué vino queremos elaborar?, ¿qué queremos trasmitir con él?, ¿qué necesitamos para ello?… La vendimia 2011 llegó y la uva fue espectacular, pareciera que nos estaba diciendo que ella también se implicaba en el primer vino de la bodega, confiada y entusiasmada con este proyecto. Su paso de uva a vino fue tranquilo, pausado y largo, su crianza en barricas de roble francés durante un año fue perfilando lo que estaba a punto de mostrarnos tras su crianza en botella. Y por fin, tras más de dos años manteniendo en silencio lo que poseía, llega el momento de decir todo lo que tiene y tendrá este vino.
Podríamos decir que su Vida comienza ahora pero no es así, los viñedos en donde maduraron las uvas con las que está elaborado Mmadre llevan a sus espaldas muchos años observando el sol, la luna, las estrellas, la lluvia, el viento… observando cómo unas manos delicadas y fuertes cuidan sus brotes para luego poder recoger el fruto de la vid. Pero su Vida Pública sí comienza ahora, su puesta de largo, comienza su viaje por el Mundo a través de las personas que abramos una botella de Mmadre.
Comienza el viaje de Mmadre’11.

TERMINÓ LA VENDIMIA 2013 (Noviembre’13)

foto noviembre 2013

Terminó el mes de octubre y con él la vendimia. Con él se van las noches soñando con la maduración óptima, con la fermentación alcohólica, con los problemas que surgen cada año y las soluciones… Y llega noviembre y con él la entrada en las barricas, las fermentaciones malo-lácticas y los trabajos en bodega.

Así, cada mes, trae un trabajo nuevo que realizar pero sin duda alguna los meses de septiembre y octubre son los que marcan nuestra vida como viticultores y bodegueros.

Como sabéis, la vendimia se ha retrasado unos diez días en nuestra zona. Ha sido complicada por las lluvias y el granizo que cayó, aunque no perjudicó nuestra cosecha.

Este año hemos elaborado un vino blanco con la variedad Albillo Real. Ahora permanece en las barricas comunicándose en silencio cada uno para contarse sus historias y devolvérnoslas convertidas en un Gran Vino.

Continuamos con el Syrah y finalmente con la Garnacha, nuestra Estrella. Esos viñedos de Garnachas viejas que crecen en la Sierra de Gredos que en unos años, y después de una crianza reposada en barricas de roble francés, nos expresarán lo mejor de sí mismos.

Es conmovedor pasear por los viñedos durante esta época. Te transmiten una serenidad absoluta y casi terapéutica. El color que torna a amarillo de sus hojas, ese viento frío que roza nuestro rostro y el de las cepas, esas hojas que van cayendo y las que esperan caer. El viñedo nos cuenta que después de tanto esfuerzo merece un descanso, un descanso reparador para volver a coger las fuerzas que tanto necesitará para seguir su curso natural y empezar a brotar en el mes de marzo.

El sol se oculta y tras él cada uno de los días de trabajo que continúan ahora en la Bodega.

Un año más la Vendimia termina y comienza el reposo y la calma en el viñedo.